NILSA REFORMARÁ Y AMPLIARÁ LA DEPURADORA DE OLAZAGUTIA

septiembre 11, 2019

Olazti/Olazagutía cuenta con una depuradora construida en 1991 que ahora será ampliada y reformada para adecuar su capacidad a las necesidades surgidas, ya que su capacidad se encontraba al límite de sus posibilidades. Esta planta ya había sido objeto de dos remodelaciones en sus casi 30 años de operatividad: la primera tuvo lugar en 2005 con el objetivo de dotarla de un reactor y de un sistema de almacenamiento de fangos. La segunda se produjo diez años después para instalar un nuevo reactor biológico, elemento que aumenta la capacidad de depuración del agua. En la actualidad, el proyecto elaborado por NILSA, empresa pública del Gobierno de Navarra adscrita al Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, contempla una reforma integral basada en construir una nueva instalación desde cero, que se ubicará junto a la actual.

Durante las obras, cuya duración será de un año, la planta vieja seguirá dando servicio a la localidad, que cuenta con un censo de unas 1.500 personas, además de con el vertido de algunas industrias. Una vez entre en funcionamiento la nueva infraestructura, se demolerá la antigua, lugar en el que se construirá una gran laguna. Esta laguna será un elemento final de tratamiento del agua residual, donde el caudal ya depurado estará un tiempo antes de ser devuelto finalmente al río Arakil.

El caudal medio de agua sucia que podrá tratar será de 15,63 litros por segundo, lo que supone 1.350 metros cúbicos diarios, con un máximo admisible de 46,90 litros por segundo. En cuanto a su mantenimiento, el personal acudirá a revisar la instalación dos veces por semana con una duración mínima de dos horas en cada ocasión. Durante la visita se inspeccionará el bombeo de entrada, así como la línea de agua y fangos para comprobar que no hay atascos. También se realizarán labores de jardinería y limpieza general, y una vez al mes se realizará el mantenimiento de los equipos electromecánicos. Asimismo, mensualmente se tomarán muestras del agua residual para comprobar que los parámetros de calidad del agua son los correctos y cumplen todas las normas y autorizaciones de vertido.

El coste previsto del proyecto es de 2.058.728,64 euros (sin IVA), que se financian íntegramente con el canon de saneamiento que NILSA gestiona y que toda la ciudadanía navarra paga a través del recibo del agua.

Fuente: www.nilsa.com


<< volver