Flora y fauna

Flora

El término municipal de Olazagutía está incluido en la provincia botánica atlántica donde predominan, principalmente, los bosques de frondosas caducifolias, entre las que destacan el haya y el roble.

La superficie total arbolada es de 1.300 hectáreas. Esto supone el 83% del total forestal y el 66% del total del término municipal que abarca 1.960 hectáreas. De la superficie total arbolada prácticamente la totalidad corresponde a frondosas. Destaca el haya con 820 hectáreas y también el roble del país con 152 hectáreas. Existen, además, otras masas de alerce, pino laricio y roble americano.

Las superficies forestales no arboladas abarcan una superficie de 266 hectáreas de las que 177 hectáreas corresponden a pastizales.
      


Fauna

En lo referente a la avifauna, en los últimos años se han realizado prospecciones de la comunidad de aves nidificantes del espacio forestal del municipio, donde se han localizado 42 especies reproductoras.

Las especies de aves forestales más comunes en los bosques muestreados en Olazagutía por orden decreciente de mayor a menor constancia fueron: chochín (Troglodytes troglodytes), petirrojo (Erithacus rubecula), mirlo común (Turdus merula), pinzón vulgar (Fringilla coelebs), agateador común (Certhia brachydactyla), carbonero común (Parus major), curruca capirotada (Sylvia atricapilla), arrendajo (Garrulus glandarius), zorzal común (Turdus philomelos), reyezuelo listado (Regulus ignicapillus), mosquitero ibérico (Phylloscopus ibericus), herrerillo común (Parus caeruleus), carbonero garrapinos (Parus ater), pico picapinos (Dendrocopos major), acentor común (Prunella modularis) y trepador azul (Sitta europaea).

Las especies menos frecuentes en los censos se caracterizan por ser poco detectables, como sucede con el azor común (Accipiter gentilis), el gavilán común (Accipiter nisus) y el cuervo (Corvus corax). Otras son propias de otro tipo de hábitats distintos del forestal (ecotonos, ríos o zonas abiertas) como la lavandera cascadeña (Motacilla cinerea), el colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros), la totovía (Lullula arborea), la urraca (Pica pica), el pardillo común (Carduelis cannabina) y el escribano soteño (Emberiza cirlus).

En cuanto a los anfibios, en los muestreos realizados en las zonas forestales se ha podido constatar la presencia de cinco especies de anfibios: salamandra común (Salamandra salamandra), tritón palmeado (Lissotriton helveticus), sapo común (Bufo bufo), ranita de San Antonio (Hyla arborea) y rana bermeja (Rana temporaria).

En el monte comunal de Olazagutía se han detectado 11 especies de murciélagos: murciélago de herradura grande (Rhinolophus ferrumequinum), murciélago ratonero grande (Myotis myotis), murciélago ratonero de ribera (Myotis daubentonii), murciélago enano o común (Pipistrellus pipistrellus), murciélago de borde claro (Pipistrellus kuhlii), murciélago de Cabrera (Pipistrellus pygmaeus), murciélago hortelano o serótino (Eptesicus serotinus), nóctulo pequeño (Nyctalus leisleri), orejudo dorado (Plecotus auritus), murciélago troglodita o de cueva (Miniopterus schreibersii) y el murciélago rabudo (Tadarida teniotis).

En cuanto a la fauna cinegética deben destacarse la paloma, el jabalí y el corzo por ser las especies más comunes.